Skip to content

El declive de las humanidades y la tiranía del utilitarismo

noviembre 3, 2015

La nueva puntilla a la enseñanza de las humanidades y a la cultura clásica en la reforma educativa –y ya van siete en treinta años de democracia- diseñada por el gobierno español a favor de las materias denominadas con el horrible epíteto de “instrumentales” ha provocado las protestas de profesores e intelectuales. En esta ocasión las quejas se centran en la eliminación parcial de la Filosofía, que sólo será obligatoria en primero de Bachillerato, cuando hasta ahora estaba presente en la etapa de Secundaria y en el Bachillerato a través de tres asignaturas relacionadas, Filosofía, Valores Éticos e Historia de la Filosofía. La idea que subyace en esta reforma es que las humanidades no son útiles para la formación práctica del alumno, que son teóricas y el mercado de trabajo no está para teorías.

La desconfianza en las enseñanzas que no son técnicas ni tienen una utilidad visible e inmediata no es nueva, del mismo modo que la réplica a esa desconfianza ha provenido precisamente de la filosofía. Se remonta muchos siglos atrás. Fue un filósofo, Aristóteles, quien en su Política justifica sólo la utilidad en la educación en el sentido de que los conocimientos -como era el caso de la gramática- deben servir para facilitar la adquisición de otros muchos.  En esencia, sostiene que las enseñanzas que se impartan a los jóvenes tienen que ser “cosas dignas de ocupar a un hombre libre, como cosas que son bellas” y no “como cosas útiles o necesarias”.

Busto de Aristóteles

Busto de Aristóteles

La gratuidad de la belleza discurre paralela a la gratuidad del conocimiento. Se equivoca aquel que espere de éste contrapartidas contantes y sonantes, como si se tratara de una caja registradora. La escuela desempeña la valiosa función de abrir la espita al caudal infinito del conocimiento que, como señaló Aristóteles, sirve para facilitar la adquisición de otros. En todo caso ésa sería su única contrapartida.

En un sentido parecido se pronunció otro filósofo, Hans-Georg Gadamer, cuando descubrió en la expresión griega paideía “algo de la ligereza y de la inocencia del juego infantil”, cuyo tema característico es “lo bello” para referirse a aquello que “sin servir para algo, se ofrece a sí mismo de tal manera que nadie pregunta para qué sirve”. Según Gadamer este sentido de lo bello

“comprende naturaleza y arte, costumbres, usos, actos y obras y todo lo que se comunica y todo lo que, en la medida que es compartido, pertenece a todos”.

Hans-georg Gadamer

Hans-Georg Gadamer

Una explicación plausible al coincidente interés de los griegos por colocar lo bello a la cabeza de las cosas dignas de enseñarse a los jóvenes sería que, como comentó el poeta Joseph Brodsky,

“el propósito de la evolución es la belleza, que sobrevive a todo y genera verdad simplemente por constituir una fusión de lo mental y sensual”.

Puede afirmarse sin paliativos que la educación moderna ha traicionado su promesa de transmitir “lo bello”, al subordinar el conocimiento al utilitarismo, convirtiéndolo en un medio, en lugar de hacer de él un fin en sí mismo. No es del todo peregrina la hipótesis según la cual esa subordinación del conocimiento al utilitarismo habría conducido a la institución escolar al estancamiento.

Joseph Brodsky

Joseph Brodsky

Siempre preocupado por el sentido de la educación, y partiendo del recuerdo de su experiencia más bien desalentadora, el escritor Hermann Hesse pensaba que la verdadera formación “no es para un fin, sino que, como todo anhelo de perfección, tiene sentido por sí misma”, como el deseo de fuerza física, destreza o belleza. Por el contrario, constituye “una ampliación benefactora y vigorizante de nuestra conciencia, un enriquecimiento de nuestras posibilidades de vida y felicidad”. Es también “satisfacción y estímulo” y “estar de camino en lo infinito, resonar en el universo, convivir en lo atemporal”. Su fin

“no es potenciar tal o cual capacidad, sino que nos ayuda a darle un sentido a la vida, a interpretar el pasado, a estar abiertos al futuro”.

Hermann Hesse

Hermann Hesse

Ortega y Gasset propuso que la escuela no eduque para “la vida ya hecha, sino para la vida creadora”, de modo que la enseñanza elemental fomente la “vida primaria y espontánea del espíritu, idéntica hoy y hace diez mil años, que es preciso defender contra la mecanización que ella misma, al crear órganos y funciones específicas, acarrea”.

La obsesión por recargar los planes de estudios de materias que supuestamente han de ser útiles al estudiante cuando tenga que abandonar la escuela, representa para Ortega un atentado contra la idiosincrasia del niño, ya que mientras se suministran conocimientos al ciudadano del futuro, se olvida de atender al niño del presente.

Pese a la buena voluntad de los adultos por llenar las mochilas de los escolares de conocimientos que se presumen útiles para el futuro, Ortega aventuraba que esta manía obedece a un prejuicio adulto “que juzga los actos de los niños suponiendo a éstos sumergidos en el mismo medio que el de ellos” y entiende la misma infancia como una “etapa enfermiza” y “defectuosa” que hay que reprimir en la medida de lo posible, cuando no sofocar. Esta concepción de la infancia no entiende que la capacidad receptiva del niño es limitada “en volumen, calidad y tiempo”.

José Ortega y Gasset

José Ortega y Gasset

Por ello, considera que el problema de la educación “es siempre un problema de eliminación”, y el problema de la educación elemental, “un problema de la educación esencial”. De ahí su oposición a que se enseñe tanto El Quijote en las escuelas -una obra demasiado compleja para la mentalidad infantil y no porque fuera escrita en el siglo XVII, como argüía un pedagogo de la época- como los periódicos que, según Ortega, no son “la expresión de la vida, sino sólo de la faz que hoy tiene la vida”.

Contra la pedagogía vanguardista de su tiempo, alegó que sólo se ocupaba de adaptar nuestra vitalidad al medio, sin ocuparse de ella. En este sentido, proponía una educación que, en vez de adaptar el hombre al medio, adapte el medio al hombre:

“En lugar de apresurarse a convertirnos en instrumentos eficaces para tales o cuales formas transitorias de civilización, debe fomentar con desinterés y sin prejuicios el tono vital primigenio de nuestra personalidad”.

De ahí que, frente a la primacía de los hechos, con su carga de utilidad y evidencia incontestable, abogase por la enseñanza de los mitos que provoquen en los niños “sentimientos audaces y magnánimos, ambiciosos y entusiastas”.

Walter Benjamin

Walter Benjamin

En términos similares, Walter Benjamin aseveró que el poder inmediato de la creación, del que es portador el alumno, se ve anulado por la orientación hacia fines profesionales que, desde un principio, se pretende dar a los estudiantes.

“La misteriosa tiranía de la idea de la profesión es la más profunda de estas falsificaciones (…) Desde que la vida de los estudiantes está sometida a la idea de utilidad y de profesión, semejante idea excluye la ciencia, porque no se trata de consagrarse a un saber que aleja del camino de la seguridad burguesa”.

También John Dewey abundaba en esta idea subrayando que la concepción excesivamente utilitarista de la educación induce a olvidar que el proceso educativo no tiene un fin más allá de sí mismo y que es un error percibir el crecimiento “como teniendo un fin, en vez de ser un fin” y “asignar importancia a la preparación para las necesidades futuras”, eludiendo de esta manera hacer de ella “la fuente principal del esfuerzo presente”. A juicio de Dewey,

“si la educación es crecimiento tiene que comprender progresivamente las posibilidades presentes y hacer así a los individuos más aptos para satisfacer los requerimientos ulteriores”.

John Dewey

John Dewey

Como con admirable intuición apuntó Simone Weil, la enseñanza no debería tener otro fin que “el de hacer posible el ejercicio de la atención”, por lo que “todos los demás beneficios de la instrucción carecen de interés”. Mirar con desapego debe ser un método “para discriminar lo real de lo engañoso”. Para esta pensadora el estudio “constituye una gimnasia de la atención” y cada ejercicio escolar “debe ser una refracción de vida espiritual”, para lo cual considera necesario un método.

Simone Weil subordina el valor intrínseco de los ejercicios escolares -el aprendizaje de unas materias concretas- a su función más genérica de contribuir eficazmente al desarrollo de la capacidad de atención del alumno, relegando a un segundo plano “el deseo de obtener buenas notas, de aprobar los exámenes, de conseguir algún resultado escolar, sin ninguna consideración por los gustos o aptitudes naturales, aplicándose por igual a todos los ejercicios”.

simone_weil

Simone Weil (1909-1943)

La atención exige un adiestramiento continuo, incluso cuando deje de proyectarse sobre los estudios. Se trata de un recurso ineludible para sobrevivir. La helenista y profesora Jacqueline de Romilly recordó que los alumnos necesitarán esa atención toda la vida

“para comprender lo que se les pide que hagan, para protegerse de los peligros, para hacer juicios adecuados, para evitar las torpezas, los accidentes, necesitarán de todas las formas de atención y en todos los momentos de su existencia”.

En 1952 Albert Einstein afirmaba que la insistencia exagerada en el sistema competitivo y la especialización prematura fundada en la utilización inmediata “matan el espíritu en que se asienta toda la vida cultural, incluido el conocimiento especializado”.

Testigo del declive de las humanidades, y en particular de la enseñanza de la Filosofía en los planes de estudio, el filósofo Emilio Lledó denuncia una “tendencia pragmatoide” en unos planificadores obsesionados con lo inmediato. Lledó reitera que la desaparición de la enseñanza de la filosofía equivale a “la muerte de la riqueza más grande de un país, que es la cultura, porque ahí reside su libertad”. Entre los atributos que otorga a esta materia destaca el que “nos obliga a pensar sobre la lengua, sobre el bien, sobre la justicia, sobre lo que somos, sobre la verdad”. Además, desde los griegos, “los filósofos siempre han sido la conciencia crítica de una época”.

Emilio Lledó

Emilio Lledó

No toda la responsabilidad del declive de las humanidades en la educación escolar recae sobre los encargados de planificar la enseñanza. Hay también una mentalidad en las familias que apunta en la misma dirección y que los propios alumnos se limitan a trasladar a la institución escolar.

Parece que esta mentalidad se ha convertido en el único medio de coacción para que los alumnos se interesen por el estudio, aunque, a la vista de los resultados, haya que dudar de su eficacia. Es posible que limitando la razón última del estudio y del conocimiento al utilitarismo chato, la escuela sobreviva como lo ha hecho hasta ahora, pero en unas condiciones muy precarias. Finalmente, el tecnocrático lema “menos latín y más eficiencia” ha relevado al brutal “menos latín y más deporte” jaleado por el ministro franquista.

En los años ochenta del siglo XIX Oscar Wilde imaginó la sonrisa “que iluminaría el lustroso semblante del filisteo” si se le sugería que el verdadero fin de la educación es “el amor a la belleza”, y que los métodos con los que debería trabajar son “el desarrollo del temperamento, el cultivo del gusto y la creación del espíritu crítico”. Hoy lo imaginaría tronchándose de risa ante semejante sugerencia.

Aula-habilitada-para-el-inicio_54336369773_54028874188_960_639

En la escuela concebida como un supermercado de especializaciones profesionales hablar de Homero, de Platón, de Cervantes, Shakespeare, Kant, Bach, Mozart o Velázquez es casi superfluo. El conocimiento ya ni siquiera tiene el sentido meramente decorativo que se le daba en la vieja escuela.

Los planes de estudio han derivado en una especie de recipiente gigantesco en el que los planificadores se disponen a arrojar sin orden ni concierto todos los utillajes que, según creen, han de servirle al niño en el futuro, cuando deje de serlo, y que, los alumnos, a su vez, se vean degradados a la vejatoria condición de sacos de conocimientos sin fondo.

Hace unos años, en un diálogo con George Steiner, Cécile Ladjali, profesora de un conflictivo liceo de un suburbio parisino, reconocía que cuando pensaba en los demenciales programas que tenía que enseñar en primero de Bachillerato, se acordaba de su época de estudiante en el instituto, donde el listón no estaba tan alto. Ahora estaba obligada a inculcar a sus alumnos nociones que ella estudió en las oposiciones para profesora. No hay que extrañarse que ese demencial nivel de exigencia conviva con una creciente incapacidad de los alumnos para expresarse.

 Cécile Ladjali

Cécile Ladjali

El hecho de que los escolares acaben la enseñanza básica sin dominar las reglas académicas más elementales, que sus antepasados a su edad dominaban perfectamente -lo que era el orgullo de todos-, confirma la falta de realismo y de sentido común de los planificadores, así como sus absurdas pretensiones, que les induce a creer que porque engorden mucho los programas escolares con materias meramente utilitarias los alumnos van a asimilarlos automáticamente, como si fueran máquinas.

La subordinación del carácter elemental de la enseñanza infantil al pretencioso e hiperracionalista propósito de suministrar al niño enseñanzas “instrumentales” hace que los estudiantes abandonen la escuela con un caos mental del que la única forma que tienen de liberarse es, como intuyó el ilustrado Lichtenberg, olvidando lo que aprendieron para aprenderlo de nuevo, si es que tienen la oportunidad y el suficiente humor para ello.

Estatua de Lichtenberg ante el edificio que alberga el Instituto de Matemáticas de Gotinga

Estatua de Lichtenberg ante el edificio que alberga el Instituto de Matemáticas de Gotinga

En el nuevo escenario la escuela tiene que hacer lo que ha venido haciendo desde siempre con mayor o menor fortuna (aunque a algunos no les guste y tachen de anticuado este propósito): “enseñar cómo es el mundo”, su pasado y su presente, preservando la atmósfera de intimidad que requiere la enseñanza y el aprendizaje y procurando mantener bien definidas sus diferencias con los medios extraescolares, en primer lugar ante los propios alumnos y luego ante la familia. No son pocas las dificultades con que se encuentra un profesor a la hora de cumplir esta aparentemente sencilla labor en una sociedad atrapada en un presentismo avasallador y presionada por las innovaciones tecnológicas y la voracidad consumista.

En un sistema educativo saturado de conocimientos variados pero no ligados por un hilo conductor, ni el profesor ni el alumno están predispuestos para asumir un método educativo basado en una relación dialéctica y viva. Aquél tiene que cumplir con su cometido de agotar a lo largo del curso el programa de la materia que imparte y éste, si quiere pasar al curso siguiente, debe acomodarse al ritmo que le marca el profesor.

En clase

Sin embargo, como mejor entiende y retiene el niño una enseñanza es mediante la narración y el lenguaje en el que se expresa. El discurso narrativo del profesor debe obrar el milagro de atrapar al alumno-oyente, estimulando su atención y curiosidad. Mientras escucha al maestro, el estudiante sólo atiende  a la narración, pero al mismo tiempo, y sin que se dé cuenta de ello, está entablando una relación viva con aquél.

Por su parte, el profesor se sentirá estimulado por el auditorio, ahuyentando así la inercia a que se presta la repetición de las enseñanzas a las sucesivas hornadas de alumnos. Pero, por regla general, se sigue el camino contrario al de la narración y, bien por comodidad, por incuria o impericia, se tiende a atiborrar al estudiante de datos, cifras, esquemas, definiciones y conceptos aislados de su contexto, que sólo sirven para facilitar su aprendizaje memorístico, no así su comprensión.

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. Rubén permalink
    noviembre 4, 2015 8:55 pm

    Jaime, qué tema más difícil !! En una época donde la tecnología ha reducido la forma de hablar y comunicarnos; amén de masificar gustos y preferencias, en desmedro de la contemplación estética o las divagaciones filosóficas , pareciera que la mera crítica , nos transforma en retrógrados, conservadores o astronautas fuera de órbita…Para aquellos que aceptan el credo de la Mayor felicidad como fundamento de la moral, no sólo sufren de frustraciones constantes sino que son incapaces de apreciar otros manantiales espirituales…Para reducirlo en una frase , a los Utilitaristas les diría: LA DIMENSIÖN DE NUESTRA UTILIDAD LIMITA CON LOS PERJUICIOS QUE CAUSAN NUESTROS BENEFICIOS.
    Vayan para ti, muchos abrazos de apoyo en tu cruzada en aras de la belleza universal.

    El código genético
    permite manipular, mejorar,
    implementar, disminuir, reponer, cambiar,
    pero, es incapaz de evitar,
    advertir, impedir, controlar
    los fuegos que irrumpen
    del fondo de la tierra,
    o detener los astros
    en la inmensidad de los cielos !

    Cada día vivimos más, sabemos menos, escuchamos más, comprendemos menos.

  2. noviembre 5, 2015 7:16 pm

    Gracias por el comentario, Rubén. No sé si la lucha contra el utilitarismo en la educación será útil, pero lo cierto es que dura ya varios siglos. Hay que insistir. Nunca desistir.
    Un abrazo

  3. Pedro Galván Magro permalink
    noviembre 6, 2015 12:17 pm

    Estimado Rexval,
    no se trata de “quitar” unas asignaturas para dejar hueco a otras, sino de preguntarse qué se debe enseñar para que el alumno se conozca y se reconozca y, sobre todo, como muy bien señala esta interesantísima y aguda entrada, que el alumno se cree y se recree. ¿Acaso un alumno puede situarse en su cultura, en su historia, en su filosofía, en su “persona” -la máscara que todos nos creamos-, sin conocer las miles y miles de referencias a la Religión? Enseñar una Historia de las Religiones es necesario, no como profesión de fe, sino como bagaje cultural de nuestra personalidad. Si quiere, que enseñáramos Religión como una rama de la literatura de ficción. A mí qué me importa que los seminarios estén vacíos; a mí lo que me importa es que las mentes estén vacías cuando contemplan un capitel historiado, un cuadro barroco, cuando leen un poema de Lorca, cuando escuchan una cantata de Bach… tantos de ellos con tantas referencias religiosas. Eso sí va a misa.
    Las asignaturas no requieren salida, sino entrada. Entrada a un mundo donde no solo sea una pieza del engranaje laboral masificado: su libertad, su autenticidad, su identidad. Un saludo afectuoso.

    • noviembre 6, 2015 1:07 pm

      Creo que más o menos coincidimos. Un amigo docente que trabaja en Suecia me dijo que se imparte allí una asignatura sobre la religión que es todas y ninguna; no es doctrinal ni confesional luterana sino una materia que recoge los aspectos culturales e históricos de todas las religiones de una manera laica y científica. Se trata de que los estudiantes conozcan todas las religiones sin hacerles creer en ningún dogma religioso. Es una asignatura obligatoria que nadie rechaza. Eso no sucede desgraciadamente en España. Aquí nuestro sistema educativo no contempla el conocimiento de religiones tan extendidas en el mundo como el budismo o el islam. Lo que se hace es adoctrinar a los niños y jóvenes en el catolicismo como si no existieran otras religiones. Eso debería hacerse fuera de la escuela ya que no es propio de un estado aconfesional y se descriminan otras religiones que no gozan de ese privilegio.

      Personalmente, siempre me han interesado las diferentes mitologías y religiones en su aspecto cultural y artístico. Estoy con usted en que para disfrutar del arte religioso musical o plástico hay que tener un cierto conocimiento de la religión en cuestión, ya sea cristiana o no. Para conocer a los antiguos griegos hay que saber un poco de acerca de su mitología. Otra cosa es el adoctrinamiento de los niños en la escuela, que considero inmoral porque es violentar su conciencia. Habría que darles libertad para que de mayores pudieran elegir . El mismo Jesucristo no fue bautizado de niño, sino de adulto y por su voluntad.

      Un cordial saludo y gracias por su atención.

      Regí

  4. Pedro Galván Magro permalink
    noviembre 6, 2015 10:40 pm

    Regí, eso echamos en falta, efectivamente, una asignatura de Historia de las Religiones, sin adoctrinamiento alguno. Un saludo afectuoso.
    Pedro Galván Magro.

    • Marina permalink
      noviembre 13, 2015 6:35 pm

      Hola, hace un par de años, estimo que en concreto cuatro, si que había esa asignatura que ustedes dicen, había que elegir entre MAE (Medidas de Atención Educactiva), religión católica e historia de las religiones. Esa tercera asignatura nunca salió, al menos en mi centro educativo. Los años posteriores, en mi caso, ni si quiera nos daban ya a elegir entre esas tres opciones, simplemente eran dos; MAE y religión católica.
      Ahora ni si quiera sé si en la educación secundaria se llega a ofertar, lo que si conozco es que religión católica, en bachillerato, entra para hacer media, compitiendo contra otras asignaturas como Francés e Informática como optativas.
      Muchas gracias y un saludo.

  5. noviembre 11, 2015 11:46 pm

    Reblogueó esto en Gerardprieto's Blog.

  6. noviembre 28, 2015 4:09 am

    El tema esta super interesante e importante, y los comentarios muy enriquecedores, los comentarios en algunos temas vienen siendo algo así como la pincelada final que arroja el detalle para culminar la obra de arte. Felicidades Sr. Jaime por su blog y los temas que trata!

  7. noviembre 18, 2016 4:11 am

    ¡Hola amigo!, me pareció bastante interesante este tema, y quisiera usarlo como apoyo para un trabajo que estoy haciendo, y seria de mucha ayuda que me pudieras mostrar la bibliografía que usaste en este artículo. Muchas gracias. 🙂

Trackbacks

  1. GPS,Educació aquesta setmana proposa una lectura d’un article. « GPS.Educació

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s