Skip to content

El par de botas de Dimitri Písarev

agosto 7, 2013

En la Rusia de mediados del siglo XIX, Dmitri Písarev, un pensador nihilista y de tendencias políticas populistas, proclamó en una ocasión que para el hombre del pueblo un par de botas valía mil veces más que las obras de Shakespeare o de Pushkin. Aunque con esta frase quería dar a entender que a un hombre del pueblo le importaba más disponer de un par de botas que de obras literarias de grandes autores, que no le liberarían de la pobreza, la tecnología moderna parece haber ratificado sus palabras en el sentido más literal.

Dimitri Písarev

Dimitri Písarev

Los caminos del lenguaje son inescrutables y una simple palabra puede alterar el sentido de una frase sólo con que se produzca una pequeña variación en la realidad. Al utilizar un verbo con varios significados, como valer, Písarev no pudo sospechar hasta qué punto en una sociedad dominada por el dinero y la economía este verbo daría un nuevo sentido a su mensaje, todavía más simple y práctico que aquel que él quiso darle.

En efecto, gracias  a Internet un par de botas vale no sé si mil veces más, pero desde luego supera en precio a las obras de esos autores y de muchos otros. Para los piratas internáuticos estas últimas son simplemente gratis.

En la pomposamente llamada “sociedad del conocimiento” el hombre del pueblo de Písarev seguiría teniendo problemas para adquirir un par de botas, pero no las obras del dramaturgo inglés. Tendrá más que suficiente con un ordenador conectado a Internet.

Portada de una traducción española de "Hamlet"

Portada de una traducción española de “Hamlet”

Menos mal que le queda el consuelo de ahorrarse los veinte euros que hubiese gastado en comprar una cuidada traducción de Hamlet, y que podrá destinar al par de botas, si es que con ese dinero le alcanza para ello. Luego podrá lucirlas durante dos temporadas y no como un libro, que se lee en un periquete y adiós, si te he visto no me acuerdo.

Si uno quiere adquirir un bien básico, como un alimento, un pantalón o un par de botas, deberá acudir a una tienda, elegir el producto que  prefiera y pagarlo en caja. ¡Y que no se le ocurra llevarse nada! Si quiere comprarlo por Internet, tendrá que abonarlo igual que en el mercado. No ocurre lo mismo con los bienes catalogados bajo la confusa etiqueta de “culturales” que, por su inmaterialidad, se pueden bajar gratis de la red y luego almacenarse en el artilugio correspondiente.

Los piratas argumentan con cara de circunstancias que los bienes culturales deben ser gratis porque son un patrimonio común, como, pongamos por caso, la enseñanza. Pero esconden la cabeza debajo del ala cuando se les objeta que los creadores necesitan comer igual que ellos y que de vez en cuando hasta les gustaría comprarse un par de botas para no pasar frío.

Cartel de una campaña del Ministerio de Cultura contra la piratería cultural

Cartel de una campaña informativa un tanto críptica del Ministerio de Cultura español contra la piratería cultural

Otros, más solidarios con la causa, alegan que, como son explotados por los malvados intermediarios –productores y editores- y cobran una miseria por su trabajo, casi mejor que regalen sus obras. Quizá algún generoso mecenas se compadezca de ellos y los adopte, como en los viejos tiempos.

Los piratas informáticos y sus defensores olvidan que el acceso gratuito a la música, el cine o los libros -vaya usted a saber en qué edición- no garantiza un aumento del  nivel cultural de los usuarios, como la enseñanza gratuita tampoco implica un automático éxito escolar. El acceso constituye una oportunidad para todos, pero aprovecharla es responsabilidad de cada cual.

Por su propia naturaleza, la enseñanza ofrece al estudiante la ventaja de que los conocimientos que se le imparten están organizados y han pasado por unos filtros de calidad. Pero en la red los contenidos culturales candidatos al saqueo se ofrecen en bruto, sin criterios que los seleccionen o filtren.

Noham Chomsky

Noham Chomsky

Recientemente, Noham Comsky comentaba que la diferencia entre Internet y una biblioteca

“es más pequeña que la diferencia entre la ausencia de una biblioteca y una biblioteca… En la biblioteca además al menos puedes confiar en que el material tendrá cierto valor porque pasó por cierto proceso de evaluación”.

En esa selva de contenidos culturales tiende a imponerse el más fuerte, o sea, el monocultivo -que casi con toda probabilidad nunca será Shakespeare-, voceado por la publicidad machacona que lo acompaña también fuera de la red.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. agosto 7, 2013 5:39 pm

    Me mordí la lengua por no perder amigos comentando un hilo en un grupo de facebook donde “comparten” libros. La gente estaba INDIGNADA de que un abogado de Editorial Planeta había denunciado el grupo. Alegaban que ellos hacían un favor al editorial dando a conocer su obra. Alguien comentó que ya que Planeta era tan poco amable, haría un boicot y jamás compraría un libro a tal editorial. Todos estuvieron de acuerdo.

    Mi pensamiento era comentar que si de verdad creen que hacen un bien a Editorial Planeta por piratear sus libros, la mejor protesta, la que más daño haría al editorial, sería un boicot en que todos decidieran no piratear nunca más los libros de Planeta.

    No lo comenté. Es inútil.

    • agosto 8, 2013 8:37 pm

      Gracias por el curioso comentario. Habría que ver si las cadenas de tienda de alimentación estarían dispuestas a aceptar la propuesta de “repartir” gratis sus productos para “darlos a conocer”. Un saludo

  2. Guido Finzi permalink
    agosto 8, 2013 12:01 pm

    Vivimos unos tiempos de relativismo a todos los niveles, y en la que se ha establecido, al menos por aquí, la idea de que la cultura tiene que ser gratuita.
    Muy pronto, ser culto y tener una biblioteca propia, será considerado algo subversivo. De momento, ya te define como “un tipo obsoleto”.

    Magnífico texto, para no variar. Un abrazo, Jaime.

  3. agosto 8, 2013 8:34 pm

    Gracias, Guido. Los defensores de la gratuidad en el acceso a los libros, la música y el cine parecen ignorar algo tan elemental como que detrás de las obras hay personas que las crean y las editan y que ese trabajo necesita una compensación económica al menos como cualquier otro. Con este tipo de explicaciones tendremos que volver al Libro de Petete…
    Un abrazo

  4. Maia L.B. permalink
    agosto 9, 2013 2:24 pm

    Yo haría una diferencia entre obras de escritores vivos y algunos que ya no tienen cuenta en el banco para disfrutar de ninguna ganancia. ¿No hubiesen sido estos hombres felices de saber que su obra llega a la mayor cantidad de lectores posibles una vez muertos? ¿No es ese, en definitiva, el legado que hubiesen deseado dejar a la humanidad; sus textos? No olvidemos que algunos de estos escritores se dedicaron a su obra con tal dedicación que no les importó morir en la miseria económica, miseria a la que llegaron porque durante toda su vida ninguna editorial quiso mirar en dirección a ellos por no ser lo “suficientemente buenos”.

    Eso por un lado, y por otro, las editoriales del tamaño de Editorial Planeta no se distinguen por ser muy generosas con sus autores a menos que sean ya famosos al cierre del contrato. Cuando Editorial Planeta enjuicia la piratería no se preocupa por sus autores sino de sí misma.

    En conclusión, creo que la piratería, a largo plazo, puede incluso ayudar al escritor. Creo. Y sobre todo al que recién empieza, a hacerse “ver” para que luego lo quieran en conferencias, para dar clases o participar de eventos que son, en definitiva, muchas veces de lo que viven los escritores.

    En cuanto a si yo pirateo la respuesta es sí. Mi línea es la siguiente: si el autor murió hace más de veinte años me lo bajo gratis.

    Un saludo cordial !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s